if ($skins_show == "0") {?>
 
Juan Goytisolo y su relación con el cine
Publicado el 05 - Jun - 2017
 
 
El escritor español murió en la ciudad de Marrakech, Marruecos, a los 86 años de edad. El ganador del Premio Cervantes participó en 'Notre musique' de Jean-Luc Godard. - ENFILME.COM
 
 
 

Juan Goytisolo falleció el domingo 4 de junio, en la ciudad de Marrakech (Marruecos) –donde vivía desde 1996– a los 86 años de edad, según un informe de la agencia literaria Carmen Balcells. De acuerdo a la información publicada en el diario español, Heraldo, él fue “víctima de las secuelas de un ictus que fue apagando la heterodoxa voz del que fue un referente intelectual desde los años 50”.

Nacido en 1931 en Barcelona y reconocido por sus novelas experimentales y ensayos políticos, Goytisolo ganó el premio literario más prestigioso de España, el Premio Cervantes, en 2014.

El ministro de Cultura, Inigo Méndez de Vigo, rindió homenaje a Goytisolo, comparándolo con el mayor escritor de la historia de aquel país europeo, Miguel de Cervantes:

Juan Goytisolo es uno de los ganadores del Premio Cervantes que más se identificó con el autor de Don  Quijote.

El escritor debutó con Juegos de manos (1954), una novela de corte realista ambientada en el crudo clima de la posguerra, y un año más tarde publicó Duelo en el paraíso (1955) que narra un episodio de la guerra civil en la finca "El Paraíso", lugar en que se refugian niños huérfanos del País Vasco. Goytisolo fue uno de los pioneros de los encuentros literarios de Formentor, un grupo encabezado por Luis Barral y Camilo José Cela en los que el escritor participó, por primera vez, en 1959. La importancia de estas conversaciones literarias resultó fundamental en la década de 1960 debido a que, mientras España vivía los atormentados tiempos de la dictadura franquista, este grupo buscó la liberación de las ataduras del régimen.

Además de la narrativa, Goytisolo desarrolló ensayos, reportajes, registros de viajes y memorias, incluso poesía. En su texto, Juan Goytisolo, el escritor que transgredió todas las fronteras, el crítico literario, Jorge Carrión, destaca algunas de las virtudes referentes al estilo del barcelonés:

La frontera entre la poesía y la ficción es una de las muchas que transgredió con su vida y su obra. También ignoró los límites entre la teoría y la novela, no solo incorporando digresiones ensayísticas en sus ficciones, sino también acompañándolas de libros de artículos que explicaban el contexto de lecturas en que habían sido creadas. Y la barrera entre la ficción y la realidad, en todas sus novelas, siempre con un alto grado de autoficción, y en textos emblemáticos como Aproximaciones a Gaudí en Capadocia, preciosa hibridación entre cuento y crónica de viaje.

Goytisolo salió de España para mudarse a Francia en 1956, y después se trasladó a Marruecos en 1996.

Carlos Fuentes señalaba: “Si Luis Buñuel representa, en el más alto grado, nuestro reencuentro con la verdadera e inmutilable tradición española, Juan Goytisolo, a su vez, significa el encuentro de la novela española con la que se escribe en Hispanoamérica”. Más allá de esta comparación elaborada por el escritor mexicano, Goytisolo, en una entrevista para Espéculo (revista crítica de estudios literarios) relató una anécdota con su amigo Buñuel referente al proceso de adaptación cinematográfica de una obra literaria:

En el momento en el que publicó su primera novela rupturista en la línea experimental, ¿era consciente de este cambio radical?

La palabra experimental no me gusta nada. Yo escribí una obra personal, pero adaptada a los cánones del realismo. En aquella época lo hacía con una clara idea de responder a mi responsabilidad de ciudadano, denunciando la falta de libertad de la dictadura de la época. Luego, me di cuenta de que si cumplía mi deber de ciudadano la literatura era otra cosa, es decir, hay autores de novelas que escriben obras comprometidas y son buenos ciudadanos, pero su obra es mediocre; Hay otros, que se despreocupan totalmente de este aspecto y pueden escribir obras de gran valía, como, por ejemplo, Borges. Yo me di cuenta de que necesitaba superar esa primera etapa. Desde entonces, lo que ha hecho es proponer una propuesta literaria diferente en cada obra, nunca he querido repetirlas.

La mayoría de los autores cambia el tema y los personajes, pero siempre propone el mismo planteamiento. A mí, ese planteamiento de Señas de identidad (1966) dejó totalmente de interesar a partir de esa obra. Las obras que se pueden llevar a cabo fácilmente a través de la televisión son casi siempre malas novelas. Yo tuve amistad con Luis Buñuel, director de cine, que una vez me contó una anécdota que me impresionó. Me dijo: "Me han ofrecido una adaptación cinematográfica de Bajo el volcán, de Malcolm Lowry.

En 1984, Goytisolo participó en Conducta impropia (Mauvaise conduite), un documental codirigido por Néstor Almendros y Orlando Jiménez Leal, que se centra en la persecución de que fueron víctimas los homosexuales e intelectuales en la Cuba castrista desde los inicios de la Revolución Cubana hasta los primeros años de la década de 1980. Además de algunas declaraciones y entrevistas con Goytisolo, el filme cuenta con las apariciones, testimonios y opiniones de personalidades relevantes del mundo de la literatura como Reynaldo Arenas, Guillermo Cabrera Infante y Susan Sontag.

En el fragmento denominado “Purgatorio” de Nuestra música (Notre musique, 2004), Jean-Luc Godard llega a la ciudad de Sarajevo para participar en una serie de conferencias. Ahí también se encuentra el escritor español, cuya voz, paulatinamente alternada con una serie de explicaciones minuciosas y solitarias, no tarda en pronunciarse muchas veces en off: “Matar a un hombre para defender una idea, no es defender una idea, es matar a un hombre”.

Minutos más tarde, en una escena filmada en las ruinas de la Biblioteca Nacional de Sarajevo, reaparece Goytisolo para hacer un llamado:

El mundo en el que vivimos necesita desesperadamente, para subsistir, la existencia de contemplativos y de poetas como Valente o Lezama Lima [...] Si nuestra época ha alcanzado una interminable fuerza de destrucción, hay que hacer la revolución que cree una indeterminable fuerza de creación. Que fortalezca los recuerdos, que precise los sueños, que corporice las imágenes.

Goytisolo aportó sus conocimientos sobre historia en dos documentales españoles producidos en los primeros años del siglo XXI. Los perdedores (2006) analiza los acontecimientos de 1936 cuando, durante el levantamiento contra la España republicana, Franco ordenó la movilización de los musulmanes que habitaban el norte de Marruecos (antiguo protectorado español) para que participaran en la guerra civil. Muchos estudiosos señalan que estas batallas no las ganó Franco gracias al apoyo directo que le suministraron Hitler y Mussolini, sino a la contribución de esas fuerzas de choque llevadas desde el norte de África.

El otro filme es El lugar del poeta (2007), una investigación que toma como punto de partida el año de 1985, cuando el poeta gallego, José Ángel Valente, tras haber vivido gran parte de su vida entre Ginebra y París, decide volver a España para instalarse en Almería. Con esta excusa, a través de sus amigos y la voz de su propia poesía interpretada por el actor José Sacristán, el cineasta David del Águila se aproxima a una de las personalidades más interesantes de las letras españolas del siglo XX.

LFG (@luisfer_crimi

Fuentes: El País, The New York Times, Heraldo, Espéculo

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Las 23 películas favoritas de BARRY JENKINS,...
SIGUIENTE
NOTAS
Video. ‘I Promise’, de Radiohead, dirigido por...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Soundtrack de ¿Qué le dijiste a Dios?,...


NOTAS
Julio Cortázar y el cine


NOTAS
Video: Nuevo trailer y afiche de...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
 
 
enfilme © 2017 todos los derechos reservados