if ($skins_show == "0") {?>
CINICIADOS >   ALTAVOZ
 
BIOGRAFÍA
Ben Wheatley
Ben Wheatley
 
 
Lugar y fecha de nacimiento::

1972, Billericay, Reino Unido



 
FILMOGRAFÍA
Down Terrace
2009

Kill List
2011

Sightseers
2012

A Field In England
2013

Ben Wheatley
Publicado el 28 - Jul - 2015
 
 
  • Los filmes de Ben Wheatley expresan ira y fascinación hacia los caminos que ha tomado la historia de la Gran Bretaña.  - ENFILME.COM
  • Los filmes de Ben Wheatley expresan ira y fascinación hacia los caminos que ha tomado la historia de la Gran Bretaña.  - ENFILME.COM
  • Los filmes de Ben Wheatley expresan ira y fascinación hacia los caminos que ha tomado la historia de la Gran Bretaña.  - ENFILME.COM
  • Los filmes de Ben Wheatley expresan ira y fascinación hacia los caminos que ha tomado la historia de la Gran Bretaña.  - ENFILME.COM
  • Los filmes de Ben Wheatley expresan ira y fascinación hacia los caminos que ha tomado la historia de la Gran Bretaña.  - ENFILME.COM
 

por Sofia Ochoa Rodríguez

Más sobre #UKenFilme

Consulta toda la programación de Sound&Vision en Cine Tonalá y Cinépolis Perisur

Cuando pensamos en lo paradigmáticamente británico es fácil que se nos venga a la cabeza una taza de té, la precisa puntualidad, el Buckingham Palace, sus impecables mayordomos y los perfectos uniformes rojo y negro de los guardias reales, las delicadas casamenteras de Jane Austen, diseñadores visionarios, artistas plásticos de vanguardia, los mejores roqueros del mundo, y luchadores sociales entregados y radicales. En el imaginario popular, a Shakespeare se le identifica como un fino poeta entre los más grandes; pero no siempre se le recuerda por sus barbáricos asesinatos o por sus puntillosos y crueles insultos. Aunque todos conocemos la sangrienta historia de poder y humillación detrás de la formación del imperio británico, no solo en las islas mismas sino en el resto del mundo, cuando pensamos en lo profundamente inglés, civilización, elegancia y refinamiento siempre se anteponen a sometimiento, violencia e hipocresía. No sucede así en las películas de Ben Wheatley

Una de las reglas no escritas hasta el momento de este director originario de Billericay, Essex, es no filmar en Londres. No se ha interesado en explorar la cara más conocida del país. Los double-deckers y los punks no son parte de sus escenificaciones, hasta ahora. Sus cuatro filmes están situados en las periferias, donde la pasividad del paisaje colisiona con el estado de agitación interno de los personajes, una incomodidad que implica reverberaciones políticas en el resto de la nación.

Al inicio de su carrera, Wheatley se dedicó a hacer videos virales para la red; así fue descubierto para realizar comerciales, series de televisión, videos musicales. Se convirtió en un experto del Do It Yourself, metodología que ha explotado en todos sus largometrajes. Su productora, Rook Films, ha producido o coproducido todas sus películas, dándole absoluta libertad creativa. Su ópera prima, Down Terrace (2009), fue filmada con un micropresupuesto de £6,000, en 8 días, con su propia casa como principal locación. El padre e hijo protagonistas eran padre e hijo en la vida real; el más joven, Robin Hill, coguionista, y la novia del personaje de Hill en la película, fue interpretada por su novia en la vida real, Kerry Peacock. Laurie Rose ha estado a cargo de la fotografía en todos sus filmes.

En sus primeros tres largometrajes, Wheatley explora historias de crímenes domésticos. En Down Terrace se trata de una familia cockney de gangsters que ante la amenaza de ser delatada comienza a sospechar de sus más allegados, causando crímenes y traiciones shakesperianos. El padre y la madre tienen una relación macbethiana, pero madura. Ya adquirieron poder a través del crimen, pero no pueden descuidarse si buscan no solo mantenerlo, sino sobrevivir fuera de la cárcel. El hijo, quien parece ser el personaje más débil, ha crecido con una personalidad casi estática y totalmente sosa como respuesta a la sobreprotección de la madre y al rechazo del padre, quien aparenta ser todo lo contrario a él: un hombre culto, valiente, que de joven experimentó con drogas buscando una elevación de la consciencia –pero si se les analiza con más cuidado, en realidad chocan constantemente por su intenso parecido: adictos, flojos, frustrados, violentos. El padre, Bill (Robert Hill), pronto pasó a los negocios ilegales que, aunque le dieron dinero y cierto estatus entre los suyos, no lo hicieron cambiar su manera de vivir. Sigue siendo fiel a sus orígenes de working class: su casa es pequeña, angosta y tan angustiante como la relación que tiene con su hijo, Karl, un nini aparentemente inútil y sin porvenir. Para el segundo, el panorama se abre cuando una exnovia toca a su puerta embarazada. Los enredos comienzan a fraguarse y el filme se desarrolla entre una serie de intensos asesinatos y la comedia negra.

No hay optimismo en Wheatley, tampoco amabilidad, ni oportunidad de redención. El humor sirve como válvula de respiro a la sordidez que plantea. Hay un minucioso desarrollo de personajes que se desenvuelve con cohesión en cada película, en toda su filmografía. El hijo Karl, por ejemplo, es la contraparte masculina de la protagonista de su tercer filme, Sightseers, Tina (Alice Lowe), otra nini treintañera, que vive bajo el techo y el agobio de su madre viuda y que encuentra en un novio un posible resquicio de oportunidad.

El ejemplo de los padres se convierte en el carácter de sus hijos, y si este es maligno y despiadado, puede llegar a tener un revés tétrico. Si bien solo su segundo largometraje, Kill List  (2011), está catalogado como un filme de horror, todas las películas de Wheatley resguardan y examinan esa moral retorcida de la que se originan las lógicas más macabras, que sobreviven bajo una delgada capa de “normalidad”. Ese doblez moral repercute en los cambios de género cinematográfico que suceden dentro de cada película. Wheatley retuerce las fórmulas, dotándolas de una frescura que las acerca más a la realidad, a través de un estilo que por momentos remite a la tradición inglesa del realismo social, con tomas largas y encuadres realistas, pero con una visión tan peculiar, que los mundos creados son únicos.

Kill List marca el inicio de la estrecha cooperación del director con su esposa, Amy Jump, como coguionista y editora. Comienza como un drama familiar, evoluciona como thriller y culmina como película de terror verdaderamente horripilante. Sin duda, de las mejores del género de los años recientes. Después de tener una misión difícil en Kiev, un exsoldado ha pasado un largo tiempo sin trabajar porque su oficio le ha causado estragos psicológicos. Ante la presión de su esposa, desesperada por la falta de dinero (causada en gran medida por mala administración, por despilfarro), cede ante la insistencia de un amigo y vuelve a sus andadas: se alquila como matón. Juntos viajan de un lado a otro de Inglaterra asesinando a quienes les han sido encomendados y que parecen estar más listos para morir de lo que ellos están para matar, lo que solo los vuelve más sanguinarios y violentos. Al arribar a su última misión, la locura se envuelve de misterio, los cabos sueltos comienzan a unirse, los símbolos malignos se visibilizan, se extreman las persecuciones, hay más sangre y más tripas, pero todo acaba cuajando a la perfección bajo la fórmula del horror por el profundo sentido que Wheatley le da a través del vuelco narrativo. Kill List estruja destructivamente.

No es de extrañar que su siguiente trabajo haya sido una comedia, aunque de un humor carbonizado. Wheatley continúa fiel a su pesimismo y somete a sus personajes a la ley del más culero. Tina tiene 34 años y vive con su madre; pasa los días extrañando a su perro fallecido, y tejiendo en pantuflas. Cuando su novio, Chris (Steve Oram), la lleva a un road trip por la campiña inglesa en una casa rodante, ella está segura de que el viaje será su puerta de liberación. El novio pronto se revela como un histérico intolerante, que quiere romper con la inmovilidad que lo aqueja, similar a la de Tina, y que carga con una tremenda frustración de clase que deriva en actos criminales sin la mínima repercusión. Tina no tarda en aprender y superar esa actitud. Se acoplan como dos psicópatas que asesinan a la menor provocación. Recaen en una dinámica de pareja de celos y competencia. Llevan su insatisfacción a la intimidad. El tono esencial es el de la risa a través de un sarcasmo descarnado. El manierismo grotesco supera el sentido de estar vivo. Es una comedia dominada narrativamente por la tragedia. En el trasfondo, la pareja visita puntos turísticos en zonas antiguamente industriales que fueron desamparadas cuando las producciones en masa se mudaron a países tercermundistas. Chris y Tina son las ratas que se quedaron, sin desearlo, durante el hundimiento del barco.

A Field In England (2013) fue filmada durante doce días en campo abierto. Es la contraparte de la claustrofóbica Down Terrace. Aquí los personajes más bien están sobreexpuestos al espacio libre; la incertidumbre hacia el futuro se manifiesta como un aparente exceso de posibilidades limitado por su miedo, a pesar de su brutalidad. En blanco y negro, psicodélica, ubicada en el siglo 17, Wheatley lleva sus rasgos habituales de ambigüedad moral, violencia criminal, confusión, desconexión, incomunicación, competencia, ferocidad, al ámbito de la poesía visual, donde lo que vemos transcurre como una proyección onírica del estado anímico que permea. No hay razón aquí para disfrazar la bestialidad inherente a la naturaleza humana de civilidad. Solo seis hombres aparecen en escena. Un grupo de soldados desertores de la Guerra Civil se encuentra con una especie de brujo a la mitad del bosque que les habla de un misterioso tesoro enterrado. La avaricia cae como un rayo sobre sus deseos de libertad, volviéndolos esclavos de alguna u otra manera, o haciendo evidente su esclavitud interior. Los hongos alucinógenos de los que se alimentan los ayuda a sobrellevar la hediondez de sus vidas, la suciedad, la miseria, las enfermedades, el hambre, el completo descontrol, el asco. Y la cámara y la edición hacen eco de la confusión por la que pasan. Los ritmos se aceleran o desaceleran según el vaivén de las alucinaciones, los temores y las respiraciones. Los encuadres suben, bajan, se revolucionan con cámara en mano en plena libertad. El diseño de sonido se deforma o magnifica acorde a su cambiante capacidad de recepción. Los hombres atraviesan un periodo de transición que son incapaces de asir. Se valen de la fuerza bruta y la alteración de consciencia para sobrellevar la incertidumbre. El radicalismo e insurrección de los ideales, se trastoca por cinismo y desesperación

Según ha dicho, para Wheatley todas sus películas contienen una alegoría política. La maquiavélica pareja de Down Terrace fue concebida como un eco de Tony y Cherie Blair, criticadísimos, odiados y juzgados por haber involucrado a la Gran Bretaña en la injusta y sangrienta Guerra contra Irak de 2003. La cadena de locuras que se desata en Kill List reverbera sobre las infernales consecuencias de esa misma guerra. El recorrido sangriento de la pareja de Sightseers está plagado de nostalgia por una Inglaterra perdida entre las leyes de la globalización. En A Field in England, el director rescata un retrato de decadencia en un periodo en el que todo parecía posible. Wheatley domina la retórica de las grandes narrativas a través de las micro. Sus personajes son idiosincrásicamente británicos. Siempre amables hacia el exterior. Pero extrae de ellos lo más negativo y lo explota en una violencia exacerbada, más no gratuita, envuelta de humor ácido para hacer el trago amargo digerible y para cerrarle el ojo al misántropo que se despierta en nosotros frente a la injusticia prácticamente inamovible.

Sus filmes expresan ira y fascinación hacia los caminos que ha tomado la historia de su nación. La sistemática traslocación de géneros y la violencia desquiciada son un rechazo contundente hacia el status quo político y social de la Gran Bretaña, uno tan asfixiante, que requiere de un golpe severo para romperse incluso en la ficción. Además del cuidado tratamiento de personajes, otro trazo que lo define es la inestabilidad de significados. No hay respuestas dadas. No hay teorías terminadas. No hay certezas. Quedamos desamparados frente a nuestros propios prejuicios e ignorancia, y frente a hombres desquiciados y agresivos más grandes que nosotros que reescriben constantemente los anales. Si caemos en la inercia visceral de creer que pocas cosas son tan atemorizantes como la perpetua incertidumbre a la que el nacimiento nos condena, podríamos creer, también, que solo creciendo nuestra rabia podremos cambiar nuestra historia.

Sightseers se proyectará el 4 de agosto en Cine Tonalá y el 10 de agosto en Cinépolis Perisur, como parte del ciclo Sound & Vision. Nuevas Miradas del Cine Británico realizado por EnFilme en conjunto con el British Council México como parte del Año Dual UKMX2015. Más información para asistir, aquí.

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
ALTAVOZ
Harun Farocki
SIGUIENTE
ALTAVOZ
Duane Hopkins
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Las películas favoritas de todos los...


NOTAS
Video. 'Depth of field', un tributo a...


NOTAS
Federico Fellini y sus seis consejos...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • Leviathan
    Reseña: Leviathan es un filme demoledor. Un contundente ejemplo del poder expresivo del cine en su búsqueda por desentrañar...
  • Blade Runner 2049
    Reseña: Ambiciosamente grandioso en todos los sentidos –visual, sonoro, temático, dramático–, el filme...
  • Muerte misteriosa
    Soundtrack: La banda sonora del thriller criminal 'Wind River' es obra del cantante y compositor australiano, Nick Cave, y su colaborador...
  • 57 BFI London Film Festival
    Del 9 al 20 de octubre. Londres. Crónica escrita y en video.
  • Eso
    Reseña: 'Eso' posee una cantidad respetable de travesuras carnavalescas y un pertinente entendimiento de cómo operan las experiencias...
  • The Shape of Water del...
    "Una fábula con mensaje político”.
  • Atómica
    Soundtrack: La banda sonora de 'Atomic Blonde', el thriller de espionaje protagonizado por Charlize Theron, cuenta con una notable y evocadora...
  • Koktebel
    Destaca el hecho de que el niño se convierta, por momentos, en la auténtica figura paterna.
  • Paterson
    Reseña: El cine de Jim Jarmusch es un bálsamo reparador para todos aquellos amantes del cine y de la...
  • Los 11 filmes favoritos de...
    A nadie que conozca su obra extrañarán las elecciones del maestro polaco.
 
 
 
 
 
enfilme © 2017 todos los derechos reservados